Sole

Ésta mañana en el colectivo yendo a la casa de un amigo, un hombre desconocido que estaba sentado en el fondo me miraba descaradamente mientras hacía ruidos de besos. Estuve 5 minutos de pie mientras esperaba donde era mi parada, y no paró en ningún momento de hacer ese odioso ruido!. Cuando bajé del colectivo el muy desgraciado me saludó riéndose de mí. Estaba vestida con ropa holgada, completamente tapada!, no hay excusas! que soy un pedazo de carne con patas? un chiste? yo me moría del miedo!

Lucha

Convivo a diario con una tristeza, con mi madre y mi padre y mi hermano. La tristeza es una más de casa gracias a mi padre. Este hombre dominante, y machista tiende enseñar quien es el que manda en casa y a quien tiene la última palabra. Y lo hace sobre mi mi madre, quien a pesar de ser una mujer fuerte y luchadora se deja mandar pata evitar cualquier conflicto. Ya que sabe que a la mínima yp salto y defiendo nuestros derechos, nuestra dignidad y nuestra amada libertad… Estoy harta de vivir esta violencia, y mas triste aun al ver que he perdido a mi madre en ese agujero negro. Sexismo es ese agujero negro en el que nos encierran, y yo no quiero estar ahí.

Martha

Estoy cansanda de que piensen que no puedo ser exitosa estudiando ingeniería, pero me cansa aún más darme cuenta que la primera en desmotivarse soy yo misma.

Pablo

He sido acusado de “querer llamar la atención de las tías” por defender en público un ideario feminista.

Paula

Creo que este proyecto es genial 🙂 Hace unos años hice un pequeño trabajo para la Universidad en Nicaragua (dónde los hombre “piropean” obscenamente a las mujeres a todas horas) y entrevisté a varios hombres para preguntarles por qué lo hacían. Todos ellos respondieron que porque a nosotras nos gustaba, que nos hacía sentir bonitas y deseadas…Razones hay para todos los gustos. Para mi una cosa es un cumplido educado que le puedes hacer a cualquier persona y otra muy distinta “mamita te comía…” o el mítico “tanta carne y yo vegetariano”. Como digo a veces, un piropo no es nada que no puedas decirle a tu abuela de 80 años y siga sonriendo. (Suponiendo que ahora no se nos de por decirle a nuestras abuelas “Esas peras que cuelgan del manzano me las paso de mano a mano” 🙁

Amanda

Hoy iba por la calle y un hombre me dijo que me daría su Iphone si le comía la polla… Hasta donde vamos a llegar, hasta cuando nos vamos a dejar someter. [Posted from an Iphone]

An

Estoy harta de sentirme expuesta cada vez que voy con camisetas de asas. Ya no me las pongo por miedo a que me digan algo y, si me las pongo, solo cuando puedo llevar chaqueta. Me marcan el pecho y no me gusta sentirme así. Desde niña siempre odié ser la que más pecho tenía y no era raro que se hablara de ello. También siempre fui la “gorda” del grupo (o “vaca”, como me llamaron en el colegio). Otros problemas que me causan los canones de belleza donde tienes que ser un maldito palillo y tener tetas pequeñas es que me siento un bicho raro, que no merezco sentirme integrada en la sociedad. ¡Pues vete a la mierda, sociedad! Sociedad jodidamente sexista que solo sabe declarar un modelo tanto para hombres como para mujeres (aunque en cuanto al físico más a las mujeres) que sirven únicamente para despreciar a los que nos salimos de ese modelo.

M

A mis dos hermanos con casi 40 años, a día de hoy mi madre les va detrás a lavarles la ropa, a cambiarles las sábanas. Uno de ellos desde hace años no trabaja, y vive del cuento diciendo que es escritor sólo porque escribe en Word semidesnudo. Ambos padres están conformes con su primogénito. Su madre pregona lo artista y especial que es. Opino que es basura de analfabeto misógino lo que hace. Pero es mi opinión. La opinión de una hermana no suele tener mucho valor en esta sociedad. Suelen ser unas histéricas, eso dicen. Cada vez que he vuelto a esa casa, he tenido que ver al primogénito cómo cuando cogía el teléfono, o yo entraba a la cocina, se metía las manos dentro de los pantalones, en los mismísimos huevos. Muchas veces cada vez que iba por esa casa de visita tuve que ver esa imagen. Misteriosamente nadie más lo ha visto en esa casa. Misteriosamente sólo me molestaría a mi. Anoche fui a la cocina y encontré al otro, desnudo completamente. Durante años he escuchado cómo mi madre les educaba señalándoles que no existe machismo, que las maltratadoras suelen ser las mujeres, que las denuncias de mujeres siempre son falsas. Que “Hijo, no te preocupes, que la mayoría de tías son unas asquerosas”. Hablo de España, de una casa normal y corriente. De la típica cabeza de familia que alardea de ser abierta de mente. He vivido en mi propia carne el que me ninguneen sólo por mi sexo. Te quieren callada, que estás más mona. Te quieren siempre servil. Si te defiendes, eres agresora. Si te gritan, debes acatar. Si gritas tú, eres agresora. Si lees, eres etarra. Si argumentas y razonas, estás manipulada. Y asi con todo. Me avergüenzo mucho de ver eso cada vez que voy a esa casa que cada vez es menos mi hogar. Y en España “no hay machismo, ni tiene razón de ser el feminismo, y hay cosas más importantes que el Orgullo o los derechos LGTB.”

Sofía

Cuando tenía 16 años, en el instituto nos dieron una conferencia sobre la imagen corporal en los medios de comunicación. La conferenciante nos habló acerca de las diferencias en la prensa a la hora de describir a un profesional de la política cuando es hombre o mujer; nos mostró ejemplos reales de periódicos en los que a la hora de hablar de mujeres políticas prácticamente en lo único que se centraban era en su vestimenta y figura. Yo comenté: “Cierto, porque vivimos en una una sociedad en la que se objetifica a las mujeres en los medios de comunicación y se les exige una determinada apariencia, en contraposición a cómo son tratados los hombres”. Varios compañeros se burlaron y rieron de mí, llamándome “listilla” y “sabelotodo”.

Nombre

Ayer volviendo a casa, despues de una noche horrble me encontre con un grupo de chicos que al verme triste empezaron a decir q que ojitos q llevaba, uno empezo q a el le gustaban tiernas. Intente pasar discretamente y de repente uno me tiro su bebida encima. 17 años y ya no puedo mas.