Sofía

Cuando tenía 16 años, en el instituto nos dieron una conferencia sobre la imagen corporal en los medios de comunicación. La conferenciante nos habló acerca de las diferencias en la prensa a la hora de describir a un profesional de la política cuando es hombre o mujer; nos mostró ejemplos reales de periódicos en los que a la hora de hablar de mujeres políticas prácticamente en lo único que se centraban era en su vestimenta y figura. Yo comenté: “Cierto, porque vivimos en una una sociedad en la que se objetifica a las mujeres en los medios de comunicación y se les exige una determinada apariencia, en contraposición a cómo son tratados los hombres”. Varios compañeros se burlaron y rieron de mí, llamándome “listilla” y “sabelotodo”.